etiquetas

viernes, 5 de abril de 2013

en el parque de bolas

Uno de los días lluviosos de semana santa fuimos a un bar del pueblo y tenía una pequeña zona de niños en uno de los lados. Había colchonetas, un tobogán, bolas, balancines, pelotas...

Nos gustó mucho porque la zona era totalmente abierta y accesible desde las mesas, en todo momento nos veíamos, tanto él como nosotros. Había pocos niños, entre 2 y 3, y no había monitores.

Pudimos tomarnos algo y hablar mientras le monito brincaba y saltaba y nos llamaba para que le viésemos tirarse del tobogán.

Nos gustó mucho la idea de no "dejar" al niño sino de estar en el mismo espacio pero con entretenimientos diferentes. ¡¡ojalá hubiese muchos sitios así!!

jueves, 4 de abril de 2013

Llegó Coco

Me avisaron que estaba el paquete el miércoles pasado, así que recorté corriendo todas las fichas con las fotos y nombres, para meterlos en la mochila. Lo envolví y se lo dimos al llegar al pueblo. Abrió el paquete...y se le iluminaron los ojos: "coco, cocooooo!!"

Le dio miles de besos, abrió la mochila y sacó todas las fichas, las fue pasando mientras iba diciendo los nombres, luego volvió a coger a coco para darle más y más besos.

Toda la tarde estuvo sin soltar a Coco, y por la noche nos lo llevamos a la cama. Por la mañana abrió los ojos y llamó a Coco, y así ha estado toda la semana santa... Pasando fichas, despegando fotos, ropiendo la ficha y diciendo "ha oto, imena ha oto" (se ha roto, jimena se ha roto), y por supuesto llevando a Coco allí por donde iba.

Hoy se lo ha llevado a la guarde. ¡¡Ay, su Coco!!

miércoles, 3 de abril de 2013

Por su nombre

Poco a poco al monito se le está soltando la lengua y ya dice el nombre de muchos de los niños de la guarde y de la piscina. Algunos son fáciles (A Jimena la llama “Mena”, o a Emma “Mema”, a Enrique “Tite”) pero otros le cuestan mucho más, como Aroa, que tarda un rato en colocar la boca para decir algo parecido a “Auoa”. ¡¡Pero ya se esfuerza en decir todos los nombres!!

Eso sí, los abuelos siguen siendo “abué”, curioso diminutivo!!

martes, 2 de abril de 2013

Coco

En la guarde del monito tienen un peluche que es un cocodrilo con una mochila. En la mochila meten fichas con la foto de cada uno, y las van sacando para decir quién es y si ese dia ha ido o se ha quedado en casa.

Pues desde hace unos días, cada vez que voy a recogerle, me lleva de la mano hasta el sitio del cocodrilo y le llama: “Coco, coco!”. Algún día lo hemos cogido y ha estado sacando todas las fichas. Otros días lo habían cambiado de clase y al ir a buscarlo no estaba. Pero día tras día me lleva a buscar a Coco a su sitio.

La semana pasada sí que estaba y no lo quería dejar. Llevábamos ya un rato con Coco y teníamos que irnos, pero no había manera de que lo soltase. Cuando le cogí en brazos, se agaró a Coco y lo llenó de besos, lo soltó diciendo su nombre mientras lloraba desconsolado.

Así que he decidido encontrar otro Coco. En la tienda ya no lo venden, pero lo he encontrado de segunda mano. Vendrá desde un país lejano, pero espero que le quiera tanto como al Coco original. 
De hecho el otro día me pilló con la foto en el ordenador y menudo berrinche llamando a Coco. Además estoy haciendo fichas parecidas con los abuelos, primos, tíos,…

¡¡Estoy deseando que llegue para darle la sorpresa!!

lunes, 1 de abril de 2013

Dormido en el carro

Todavía estoy sorprendida. Domingo por la tarde, y el monito estaba súper cansado, pero no había quien le durmiese. Fue hacia el prechero: “igo igo!!” (quería el abrigo). Le puse el abrigo y las zapatillas y scó el carro de su sitio, yo no daba crédito. Se subió en el carro y se recostó, salimos de paseo… ¡¡y se quedó frito!! Con lo que le cuesta dormirse!!

Creo que es la primera vez que se duerme conmigo en el carro, es que ni siquiera de recién nacido se dormía!! Y no solo se durmió, sino que aguantó allí unas cuantas horas…