etiquetas

lunes, 17 de octubre de 2011

las bodas no son para los bebés

el monito con cuatro meses, ya ha ido a dos bodas, ineludibles.

la primera de ellas fue de mañana. en la ceremonia se portó genial, aunque me tocó sacarme la teta. yo ya iba preparada con un vestido que facilitase la tarea. pero al llegar el banquete, música estruendosa, ruido,.... aunque estuvi bastante tranquilo, hubo varios momentos de asustarse y llorar desconsoladamente. menos mal que es buenísimo y se le consuela enseguida.
luego vino el momento del baile, en una sala a oscuras y con a música a todo trapo. ni siquiera llegué al vals, me pareció que aquello no era apto para bebés ni para personas muy mayores, así que me salí.

la segunda boda fue de tarde. volvió a portarse fenomenal en la ceremonia. y también en el banquete. pero la cena fue tan lenta, que a las 11 de la noche seguían siriendo platos. y yo de los nervios porque a esa hora pensaba estar en casa ya. en cuanto sirvieron el postre, conseguimos raptar a los novios para darles el regalo y corriendo a casa.
el pobre monito debía estar tan cansado que durmió en el coche y no se despertó al llegar a casa, menos mal.

parte del monito, en ambas bodas había tanto bebés como niños muy pequeños, o personas muy mayores. se les invita a que asistan pero nadie cuenta con ellos para que sea un día agradable para todos. en ambos casos el coctel fue de pie, el banquete duró muchísimo, había mucho ruido, muchos padres tuvieron que irse antes de tiempo con sus bebés o niños pequeños, y las personas mayores no llegaron tampoco al final... ¿tan difícil sería adaptar un poco todo para que todo el mundo pudiese estar agusto?

miércoles, 5 de octubre de 2011

las primeras "itis"

ya nos ha tocado ir a urgencias, de noche, al hospital. el diagnostico: otitis aguda y conjuntivitis (¡y eso que no va a la guardería!).

en la exploración, el monito ha berreado, supongo que le dolería muchísimo, a mí me ha dolido enormemente verle así.

nos vamos a casa cansados, preocupados, y con varias dosis de antibiótico, que esperemos que le curen pronto.

qué pena da verle tan pequeño, sin poder explicarle lo que le pasa, sin poderle consolar, viéndole sufrir...

martes, 4 de octubre de 2011

viajar con un bebé: segundas vacaciones

después de la experiencia de pasar cinco días fuera, vimos que viajar con nuestro bebé nos resultaba muy fácil. entre otras cosas, porque:
- toma sólo teta, así que nos evitamos cargar con biberones, leche en polvo, etc. siempre que tenga hambre, en cualquier momento o lugar, tiene su comida preparada
- duerme en nuestra cama, por lo que no hay que cargar con cuna de viaje
- no le gusta el carro, así que otro trasto menos. lo llevamos en una mochila ligera y cómoda, tanto para él como para nosotros. además con una mochila tenemos una capacidad de movimiento que no tendríamos con un carro.

viendo lo fácil que nos resultó, nos liamos la manta a la cabeza y nos fuimos a pasar 15 días a Grecia. Lo único malo, otra maleta con su ropa y pañales.
en el avión embarcamos los primeros. las azafatas estuvieron en todo momento pendientes de nosotros. el monito se durmió en la teta y no se enteró del despegue ni del aterrizaje.
pudimos patearnos atenas lo que quisimos y más. viendo el estado de las aceras, no sé qué hubiese sido de nosotros con un carrito. allí no vimos ni un sólo bebé.
fuimos en barco a creta, a santorini y a mykonos. yo me mareé. el monito durmiendo con su teta.
en las islas, playa, piscina, paseos,.... el monito en su mochila, o en la teta. más feliz.... y nosotros encantados de que así fuese.

así que ya estamos pensando en las siguientes!

lunes, 3 de octubre de 2011

primeras vacaciones

todo el mundo daba por hecho que este año no habría vacaciones por haber un bebé en casa. pero es que las vacaciones son las vacaciones.... y a todos nos venía bien desconectar un poco de la rutina.

como primera toma de contacto nos fuimos cinco días a asturias, para tantear. lo peor, el viaje en coche, que si ya es de por sí largo, con un bebé que quiere comer o parar cada dos por tres, pues mucho peor. El viaje se nos hizo bastante pesado, con muchas paradas a pleno sol castellano.

pero por fin.... ¡¡el mar!! y un tiempo estupendo, aunque la previsión era de lluvias.

en esos cinco días nos ha dado tiempo a pasear por varios pueblos, a ver los lagos de covadonga, a estar en la playa (incluso nos atrevimos a bañarnos, el agua estaba buenísima, aunque a nuestro canijo le dejamos en la toalla a la sombra), y sobre todo, a pasar muuucho tiempo los tres juntos, y tan agusto.

el viaje de vuelta fue otra vez muy cansado, con muchas paradas, lo malo de ir en el coche es que vamos "atados" y claro, así ni teta, ni brazos ni nada de nada. así que decidimos que el siguiente viaje sería sin coche.